Reencuentros familiares en lugares inesperados [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Reencuentros familiares en lugares inesperados [Privado]

Mensaje por Koume el Mar Mayo 28, 2013 3:58 pm

La noche cayó temprano en la ciudadela. No era difícil en el tiempo en el que nos encontrábamos, ni siquiera era molesta esta circunstancia. La bruja del fuego amaba la noche, pero solo por una parte. Por lo general, era beneficiaria pues el atacar a las víctimas se facilita por la noche. En cambio, la noche se tornaba oscura y fría, y eso es algo que a Koume la helaba hasta los huesos, odiaba el frío.

La ciudadela estaba solitaria, no se veía mucho ajetreo por las calles, y eso algo bastante inusual, suponía ella, aunque no estuvo mucho tiempo en esta. Sus pasos eran firmes, pues ya sabían a donde se dirigían. Si, dirigían. La pequeña bruja del fuego no iba sola, sino acompañada, como en casi todas las ocasiones. Tras sus pasos la seguía su "adorada" hermana. La bruja del hielo, Kotake. Como siempre...

El cielo se punteaba con diminutas centellas de luz, que iluminaba la noche. Pues las escasas luces ya eran suficientes como para tapar todas las estrellas del firmamento, las cuáles, temerosas, se escondían a la mínima.

Cuándo llegó a su destino entró sin reparos, como a su casa se pareciera, pues era un lugar tan común para ambas viejecitas que era como su casa. La bolera Bombucho. Pues donde mejor lugar para que dos ancianas se gastaran el dinero que acababan de conseguir esa mañana, en su trabajo. Había robado a alguien pero ahora, ni ella se acuerda bien por su falta de memoria. Actualmente no se dedicaban a la maldad, por así decirlo, era más como un simple hobby, hacer pequeños trapicheos, y robar a la gente eran jueguecitos, pero es lo que había actualmente, y hacía ganarse el pan.

Entro en el establecimiento y saludo a sus conocidos, escasos la verdad, pero muy escasos...no era muy sociable, todo hay que decirlo. Se colocó frene la pista de tiro. Se disponía a ejecutar el primer tiro, pues siempre era la más veloz en este asunto. La pista se extendía ante ella. Sola contra las paredes de dianas.

Alargó la mano derecha hacia abajo buscando un objeto. No tuvo la necesidad ni de ver lo que estaba cogiendo por su simple textura era algo familiar. El bombucho, rígido, apuntaba hacia las dianas. Koume, le cogió con la mano bien estirada, para poder ocupar más superficie mientras le estrujaba bajo su rugosa mano.

Echó el brazo hacia a atrás con suavidad. Y con los saltones ojos clavados en el objetivo, tiró, estirando el brazo hacia delante, el objeto directo a las dianas con la fuerza de un torbellino. Y el resultado no pudo estar más claro, pleno completo para Koume. -¡¡Toma!!¡¡Toma!!- Gritaba de emoción tras desvelar el resultado, la puntuación más alta de la semana. ¿Sería alguien capaz de superarla? Se preguntaba con inquietud. -¡Chúpate esa!- Se burlaba de su hermana, pues siempre fue la reina del juego y por mucho que intentara superarla, rara vez lo conseguía.

Ahora era el turno del siguiente jugador, que por supuesto iba a ser la inesperada, Kotake, pues quien iba a ser, si las dos viejecitas ocupaban ellas solas toda la pista y no dejaban jugar a las demás. -Sabes que no vas a ganar...como siempre- La decía con tono de burla a su hermana al oído, la mejor opció para ponerla nerviosa. Y echó una enorme carcajada.

Todo parecía ir sobre ruedas, pero, lo que ninguna de las dos hermanas se esperaban era que iban a recibir una visita algo particular, inesperada, pero deseada.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]||[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]||[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Koume
Rango de rol

Rango de rol

Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencuentros familiares en lugares inesperados [Privado]

Mensaje por Ganondorf_ el Jue Mayo 30, 2013 10:34 pm

Off: Madres, quería pedir una disculpa por no haber escrito antes,. Tuve algunas complicaciones personalmente laborales, y me fue imposible por falta de tiempo, energía y, muy importante, inspiración.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


La puerta del establecimiento fue abierta por una singular figura. No hubo sonido y parecía que nadie jamás la pudo ver, pues sin levantar sospecha o emoción alguna en los presentes, se deslizó por el suelo como si flotara, atravesó la sala y llegó cerca de su objetivo.

Mientras aquellas dos señoras mayores se miraban, una burlándose y presumiendo a la otra, algo bien pudo llamar su atención. Algún objeto atravesó justo por en medio de las miradas de ambas brujas a una velocidad vertiginosa que, de haber estado ligeramente más hacia algún lado, pudo haber impactado directamente en la cabeza de alguna de las dos. El objeto fue a dar directamente en el centro del blanco, el cual explotó violentamente, saltándose el turno de la competidora y dando una idea de lo que pudo haber sido, lo más seguro, uno de esos roedores mecánicos con capacidad explosiva, los conocidos "Bombchus". Pero el lanzamiento fue más que solamente fuerte, fue mortalmente preciso, dando en el blanco en muestra de su capacidad y creando una ola de choque más allá de la exploción, seguro que la fuerza con la que fue lanzado, era una más allá de un humano, fácilmente comparado con la de un Goron, uno de esos seres que son conocidos y reconocidos por sus aptitudes físicas y robusta complexión, ¿pero que haría uno de esos allí y por que haría semejante acción peligrosa sin razón aparente?

Al otro lado de la sala, justo frente al blanco desde una posición más alejada a este que las dos brujas, se encontraba una enorme figura oscura. Su mano se encontraba alzada, con los dedos abiertos; parecía que de ahí venía aquel objeto explosivo. El sujeto sonreía, a pesar de la capucha que cubría su rostro, su aperlada dentadura resplandecía desde la penumbra en seña de una muestra de la seguridad del sujeto. Posteriormente la mano sube y retira la capucha, dejando a la luz una furiosa cabellera roja, un par de destellantes ojos dorados y la piel morena que distinguía tanto a los Gerudo.

Pero esas facciones tan firmes, solo eran propias de una persona, aquel que sus planes nunca perecen ni con el tiempo, aquel que sueña con la conquista y se regocija con el sufrimiento de los otros. Él, Ganondorf, el Rey de Toda Maldad, había aparecido.
-¿Cómo han estado?, Madres-
Su peculiar voz rasposa resuena por el lugar, pero por alguna razón, nadie ajeno parece prestarles la debida atención. Al hablar, lo hace calmadamente y tras terminar, extiende la "s" ligeramente para luego sonreír.
Tranquilamente, comienza a caminar en dirección de una silla cercana, donde se sienta cómodamente a ver a ambas señoras mayores, esperando crear un asombro "oportuno" en ambas.
-No nos hemos visto desde la guerra con el Héroe del Tiempo. De eso ya más de medio Siglo...es más, casi puedo decir que dentro de poco se cumplirá uno... ¿Es que ya os habeis olvidado de nuestra meta?-
Un toque de ira se pudo ver reflejado en la pregunta. No solo por un tono más fuerte y agresivo, menos calmo que lo demás. Su posición relajada cambió ha una más erguida y cerró el puño con gran fuerza, produciendo una leve onda expansiva que agrietó una copa sobre una mesa cercana. Decir que estaba molesto, era difícil de declarar, pues no estaba ni cerca de perder la compostura, su respiración era calmada, pero su mirada podía atravesar a todos como dagas y seguro que si pudieran, los mataría en ese mismo instante. Aquella maligna aura negra comenzó a ser emanada desde su cuerpo y comenzó a expandirse, oscureciendo el lugar de una forma sobrenatural.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Ganondorf_
Rango de rol

Rango de rol

Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencuentros familiares en lugares inesperados [Privado]

Mensaje por Kotake y Koume el Sáb Jun 01, 2013 9:58 am

La noche era fría pues así lo había hecho la Diosa Nayru al crear el mundo. Sin el astro solar que calentase la tierra todo el ambiente se volvía oscuro y frío. Justo como a la vieja bruja Kotake le gustaba. Solo las estrellas y la pálida luna iluminaban el firmamento. Hacía un aura de frío fuera, en las calles de la ciudadela, aunque en el interior de la estancia donde las hermanas se encontraban penetraba parte de ese frío que hacía recorrer escalofríos en las espaldas de los idiotas hylians. Kotake se sentía llena de energías y preparada para lo que se avecinaba. Estaba en el estado de energía y decisión perfecto para ganar a su hermana en una partida en la bolera Bombuchu.

Tenía ganas de tirarse de os pelos y destrozarse el moño de la rabia que le daba. Había dejado tirar primero a su hermana confiada de que erraría el tiro, hacía mucho que no jugaban. ¡Pero no! ¡Había hecho un tiro perfecto! Kotake sabía que no podía superar ese tiro de bombuchu pero al menos podía igualarlo. Se habían pasado todo el día de timos y trapicheos, sus pasatiempos favoritos desde que dejaron de dedicarse a servir al poder malvado y eran independientes, gracias a los cuáles se agenciaron una pequeña fortuna. Fortuna que ahora se iban a gastar como dos viejas chochas bien entradas en años en la Bolera Bombuchu y botellas de leche.

- Quita hermanita, ahora verás como es un verdadero tiro. - Se acercó a la pista con un bombuchu, dispuesta a realizar su mejor tiro. Sin embargo, una voz retumbó por todo el local. Era una voz muy reconocida por las hermanas Birova. Antes de lanzar el bombuchu, Kotake no pudo dejar pasar de observar de nuevo a esa persona después de tantos años. La bruja se giró tras lanzar una rápida mirada a su hermana gemela y después pasó a observar la figura de la que provenía esa voz cargada de maldad. En un susurro casi imperceptible pronunció:
- Amo Ganondorf...

Hacía mucho tiempo que no veía a la criatura que ella y su hermana habían criado hace tantos siglos. Le habían transmitido todos sus conocimientos de magia negra volviéndole poderoso hasta el punto que consiguió la Trifuerza. Para las gemelas Birova estar ante la presencia de su hijo adoptivo las llenaba de orgullo, por lo menos a la vieja Kotake.

El malvado gerudo las saludo y con su pregunta las recordó la antigua meta que tenían. Bueno, para Kotake esas metas había cambiado, variando por las diferentes circunstancias de su vida. Muchas cosas habían cambiado desde la última vez que habían visto a Ganondorf y muchas cosas y promesas a las deidades habían ocurrido. La perspectiva de las Birova había cambiado desde la desaparición de Ganondorf. Sin embargo, ante la visión de su nueva venida a Kotake le empezaba a bullir el ansia de esa antigua actividad malvada. Con mirada sumisa fue la primera de las hermanas en hablar.
- Claro que no nos hemos olvidado de nuestras metas. Solo que hemos preferido mantenernos en las sombras esperando tu llegada amo Ganonodrf.

Off-rol:
Ganondorf no hace falta disculparse, tu contesta cuando puedas, nosotros nunca metemos prisa ^^


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Spoiler:


[Tienes que estar
registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]  [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Kotake y Koume
Rango de rol

Rango de rol

Mensajes : 90

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencuentros familiares en lugares inesperados [Privado]

Mensaje por Koume el Sáb Jul 13, 2013 3:43 am

-¡¡Claro que no hemos olvidado nuestro cometido!!- Gritó a viejecita bastante cabreada ante la ofensa de su hijo. La verdad es que en ningún momento se acordó de lo que tenía que hacer, la orden de su señor. Desde que volvió al mundo,  no se le había pasado por la cabeza que tenían que seguir haciendo el mal, ella había olvidado todas esas oscuras intenciones y había empezado ha hacer el "bien", o por lo menos no tanto mal como antes.

Se sorprendió al ver a su hijo, Ganondorf, pero para bien o para mal, solo parecía venir a recordarlas el porque de su todavía existencia, servirle. Muchos sentimientos se cruzaron de golpe en su cabeza, había intentado conseguir una estabilidad teniendo como objetivo el reconstruir su tienda y seguir vendiendo pociones, y este encuentro destartalaba bastante sus planes. 


Por otro lado, ella fue, es y será malvada siempre, y lo que más le ha llenado toda la vida, es hacer feliz a su hijo, pero siempre pedía demasiado y nunca estaba contento. Ahora tendrían que olvidar lo que tenían pensado hacer y hacer el mal, lo que no resultaba totalmente un despropósito.


El local ya no parecía tener más gente. Todas las miradas se terciaban sobre ellos.  El espacio se vio reducido a tres gerudos discutiendo. El espacio se volvió frío y distante, algo que a Koume no le gustaba para nada. No quería continuar esa conversación.

-No quiero hablar más del tema Ganondorf-  Dijo la viejecita algo enfadado, de lo que luego se arrepintió. -Vamos Kotake-. Se dirigió hasta la salida del local y abrió la puerta. Una brisa fresca de la noche entró en el establecimiento y la heló los huesos. Pero entonces se cerró la puerta, algo o alguien la impedía salir de allí.


OFF-ROLL:
Siento la gran, gran tardanza y el corto post, pero es que no encontraba inspiración.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]||[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]||[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Koume
Rango de rol

Rango de rol

Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencuentros familiares en lugares inesperados [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.